Una ilustradora en la FIL de Guadalajara – México

Ya hace un par de meses que estuvimos en una de las citas del libro imprescindibles de Latinoamérica, y tenía muchas ganas de encontrar un hueco, para relatar la experiencia. Fue mi primera vez en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, pero puedo aseguraros que repetiré, siempre que sea posible.

Sin embargo no fue mi primera vez en México, justo hacía un año que había estado por las tierras del maíz. Aquel primer contacto fue una inmersión muy intensa, viajé sola, invitada por la Universidad Tecnológica de Tula-Tepeji en el estado de Hidalgo, para realizar una Obra Mural conmemorativa de los 15 años de la Carta de la Tierra. Cada lugar y cada pequeño instante, palabra o color me nutrieron. El país se mostró con su cara amable y de toda su riqueza me impactó especialmente la conexión de las personas con la Tierra, en un sentido puro, casi animista, se nota que esa espiritualidad forma parte del día a día. El mural fue un reto y una gran experiencia artística. Después de la fase de documentación e inmersión imprescindible en la Huasteca, región virgen y bondadosa por su riqueza ecológica y cultural a 7-9h de México DF, la obra mural fue cobrando vida durante esos intensos 20 días. Aquí se puede ver el resultado.

Sin esa experiencia previa, no estoy segura de que me hubiera planteado participar en la FIL 2016. Lo comento, porque quiero animar a todxs lxs ilustradorxs que se lo puedan plantear, que crucen el charco, no les decepcionará. Para una ilustradora es una experiencia profesional imprescindible. La FIL o cualquier otro feria permite visualizar la importancia de asistir y trabajar en estos foros como un hito más dentro de nuestro plan anual: para estar a la última de las tendencias, para identificar las editoriales en las que encajamos, para realizar networking con editorxs, agentes, gestores culturales, para presentar los nuevos proyectos… Y también para proyectar la profesionalidad de los ilustradorxs, para consolidarnos como pieza clave…., para conocer otros ilustradores y establecer red entre nosotros.

En general asistir a cualquier feria, se convierte en un valioso input de información sobre el estado del sector editorial. Se amplía la comprensión del mundo editorial y también de la gestión cultural. Desde nuestro estudio con la preparación de la feria, indagando sobre las editoriales y sus redes, y una vez allí entrando en contacto con las nuevas tendencias, con el tiraje en México, Brasil, Argentina… con la distribución, grupos de interés, agrupaciones editoriales, agentes, pseudo-agentes, conociendo de primera mano los segundos sellos con los que operan editoriales europeas… Concretamente la FIL permite hacer esta inmersión en relación a todo el mercado latino y de EEUU, además cada vez tiene más presencia en la feria expositores europeos y asiáticos. Aun así, es una oportunidad de oro para focalizarse 100% en explorar el mundo editorial latinoamericano, con el que quizá es más complicado coincidir en otros foros. Realmente ha sido fantástico, descubrir algunas joyitas, la FIL de Guadalajara concentra un buen abanico de editoriales que están trabajando LIJ e ilustración infantil. El estado de la ilustración infantil en el mercado latinoamericano está en un interesante estado de eclosión. También hemos palpado el estado incipiente de la novela gráfica y cómic, con un gran potencial de desarrollo.

Mi experiencia previa en México me ha ayudado a la hora de presentarme cómodamente a editorxs y conectar con ellos. Pero en este sentido, decir que la FIL es una feria muy amable, se puede preparar bastante bien con apenas un mes de antelación, lxs editorxs latinoamericanos suelen estar abiertos a concertar reuniones y realizar visionado de portfolio. Incluso si no te ha dado mucho tiempo a organizar y preparar la feria, es bastante factible improvisar reuniones espontáneas. La dinámica de la Feria, la disposición de los expositores, el carácter latino que compartimos, el trabajo en grupo y la dedicación de la técnica del Institut d’Estudis Baleàrics, posibilitó realizar muchas más citas de las programadas. Una se puede entrevistar y reunir con editorxs y o directorxs de arte de gran interés profesional, editoriales grandes con alta calidad que dominan el mercado latinoamericano o editoriales pequeñas de obra gráfica muy cuidada. Me encantó conocer editoriales que trabajan con el libro inclusivo, totalmente sensoriales, tuve contacto por primera vez con libros digitales y su proceso…

2 3 IMG_20161201_105548

Las citas son muy positivas porque tienes el feedback directo de lxs editorxs, a veces valoran tu trabajo, puedes percibir qué trabajos les interesan más, conocer su línea editorial y cómo la entienden, y en algunos casos incluso si has encajado mucho, hablar de futuros proyectos. Tuve esta sintonía con algunos y un par de proyectos se podrían materializar a lo largo del año. El más inminente será con Editora do Brasil, que presenta una línea muy profusa e interesante de LIJ, tratando temáticas de valores, sostenibilidad, sentimientos y diversidad. Máxima sintonía y un placer charlar con su editor Gilsandro Viera, me encantó que dedicara tiempo también a mostrarme algunos de sus álbumes , como por ejemplo, “Igual ou Diferente, Depende do Olhar da Gente” con tantos puntos de conexión con mi álbum “Mariama, diferente pero igual”. Ese conocimineto mútuo es el que enriquece y permite enfocar con mayor solidez proyectos futuros. Ahora muy ilusionada con el álbum que tenemos juntos a punto de arrancar y feliz de sea un editor con un trato tan atento y profesional.
Una de las peculiaridades de la FIL es que combina un horario para el ambiente profesional y otro abierto al público, lo cual resulta interesante para poder adquirir publicaciones a muy buen precio, me traje un par de joyas, una de ellas ilustrada por Gabriel Pacheco, ilustrador mexicano que tanto admiro, y la próxima vez haré más hueco en la maleta.

Otro aspecto muy positivo ha sido compartir la experiencia con otrxs ilustradoxs, con Marta Masana, Tatúm, Saeta, Bárbara, Canizales … un grupo muy armónico que se ha cohesionado fácilmente. Se ha compartido información y ha habido mucha sintonía en el análisis de los temas que atañen a nuestra profesión. También hubo tiempo para visualizar algunas propuestas y proyectos conjuntos. Desde este punto de vista, la experiencia de compartir la FIL con el gremio es fabulosa.

 FIL Guadalajara Nívola Uyá (2) FIL Guadalajara Nívola Uyá (16) FIL Guadalajara Nívola Uyá (1)

Bueno, sobre Guadalajara la capital de Jalisco, decir que con su área metropolitana supera los 4 millones de habitantes, pero una vez allí, no se tiene la sensación de una gran super urbe, y los trayectos en taxi (de 50-100 pesos, unos 2,5-5 €), no superan los 20 minutos para llegar a casi todos los rincones desde el centro. La FIL concentra una gran cantidad de visitantes de todo el mundo, y la ciudad está preparada para recibirnos. México es alucinante a nivel gastronómico, continuo enamorada de la sopa azteca de mi primer viaje, y en este descubrí la sopa de huitlacoche, un hongo del maíz, conocido como el dios negro de la cocina mexicana, y no diré más. Para comer así en plan barato se puede visistar el Mercado de San Juan de Dios, donde además encontrarás a buenos precios artesanías de las diferentes regiones. Yo que soy fan de los tejidos tradicionales, no descansé hasta conseguir un precioso huipil de color teja, con diseños de las artesanas de Chiapas, con tejido de telar, claro. Y también me aprovisioné de picantes variados a granel, dulces picosos, chapulines fritos (saltamontes), cestitas de mimbre, joyitas de cobre pintadas, y no pararía.

En la ciudad también vale la pena hacer un tour persiguiendo las huellas de Orozco, se pueden contemplar sus murales en Hospicio Cabañas, me impresionó la cúpula con un majestuoso mural metáfora del hombre fuego. Y luego dar un saltito a su Casa Taller, que actualmente está gestionada por una iniciativa social ofreciendo residencias artísticas a creadorxs locales e internacionales.

FIL Guadalajara Nívola Uyá (4) FIL Guadalajara Nívola Uyá (3) FIL Guadalajara Nívola Uyá (15)

Y si ya os podéis reservar un día para conocer los alrededores, nosotros dedicamos el último para visitar Chapala, un lago interior y el pueblito artístico de Ajijic, a  una horita en coche. Es una zona turística y de residencia de norteamericanos fundamentalmente, pero que aún guarda esencias tradicionales. En plan guiri es divertido alquilar una barca para llegar a la Isla Alacrán y comer un pescado delicioso y un margarita fresquito. Por el pueblo de Ajijic se puede pasear y  contemplar murales por todos los rincones, comprar en los puestos de la calle, chayotes hervidos, la jícama, su elote, maicitos picosos… Guardo un precioso recuerdo de aquel paseo en tan buena compañía. Gracias! Y siempre hay que dejar cosas… para volver!

FIL Guadalajara Nívola Uyá (5) FIL Guadalajara Nívola Uyá (6) FIL Guadalajara Nívola Uyá (7) FIL Guadalajara Nívola Uyá (17)FIL Guadalajara Nívola Uyá (8) FIL Guadalajara Nívola Uyá (10) FIL Guadalajara Nívola Uyá (11) FIL Guadalajara Nívola Uyá (12)  FIL Guadalajara Nívola Uyá (9)